Del cielo cae plomo. Lo hace sin que nos demos cuenta. De manera silenciosa. Conquistando cada metro cúbico del aire que nos rodea y con licencia para la nostalgia.
Víctima de su invisible y sigilosa influencia, entro en YouTube convertido en un yonqui que necesita de un chute a modo de bálsamo de Fierabrás. De ese infinito oráculo saco canciones que hacen brotar de mis ojos lágrimas de cocodrilo desdentado. Todo lo que acierto a escuchar son canciones caducas, de situaciones pretéritas y de cantantes que están más obsoletos que la momia de Lenin.
Hoy lloro, irremediablemente, entre las vías de dos trenes en marcha. Siento el vértigo de un alpinista novato en las Paredes de Leiva preguntándose colgado en medio de la nada: ¿qué coño hago yo aquí?
Un tren viene y otro se va. Vidas que se cruzan sin apenas tiempo para saludarse. Principio y fin. Todo y nada.
Ayer la descongelación fue bien. El nitrógeno líquido acunó, con la profesionalidad de una nurse francesa de alta cuna, a nuestros dos embriones. Al rápido y al lento. Al primerizo y al rezagado.
Ahora uno y otro han pasado a través de una cánula a la cámara secreta de la vida.
También ayer sonó el teléfono, a sabiendas de que esa llamada sería la llamada que por nada del mundo deseaba recibir y menos en la víspera de un día tan importante.
El tren de la vida de mi madre que se marcha acelera su ritmo. Impasible ante el tren que anuncia su llegada al andén de la vida. Sordo. Frío. Imparable.
La transferencia ha sido un éxito. La música del dominicano Juan Luis Guerra, que es todo corazón, sonaba de fondo. Mi mano agarraba a la de mi esposa. La cánula se abría paso por su cuerpo. Emilio, nuestro biologo-dios, trajo la jeringa cargada con dos pequeñas gotas de vida. En la pantalla en blanco y negro se quedan reflejadas dos pequeñas manchas luminosas. Luces que se encienden y luces que se apagan. Vida, al fin y al cabo, abriéndose camino entre campanas de réquiem.

José Fernández Belmonte
Blog del autor

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (5 votes cast)
Cruce de caminos. Por José Fernández Belmonte, 9.0 out of 10 based on 5 ratings
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •