¿Existo? Por Catalina Ortega Díaz

¿Existo?      No distingo pesadillas de vivencias entre el turbión de imágenes que agitan  mi mente. Me atormenta el recuerdo de la mirada esquiva de una madre de dos gemelas imposibles de distinguir de no ser por las chapitas con los nombres grabados que colgaban de sus cuellos. Ocurrió…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Espíritu del Agua. Por Catalina Ortega Díaz

 Me llamo Mar porque nací mujer; si hubiese nacido hombre me llamaría Océano y me apellaría Atlántico.  Dudé al escribir mi diario ¿quién daría crédito a la vida oculta de una mujer de agua? Decidí titularlo «Náufraga sin Islas ni Orillas» Comenzaba con varias hojas iletradas por la simple razón…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¿Un Semental? Por Catalina Ortega Díaz

¿Un Semental? A través de la línea telefónica una voz masculina sonó tosca y angustiada: -Quiero, quiero…-balbuceó, para finalmente terminar la frase atropelladamente -quiero cita urgente con un semental.   Tras un embarazoso silencio-en el cual se me pasó por la cabeza que yo querría lo mismo-, auricular tapado, para…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Mentira Terapéutica. Por Catalina Ortega Díaz

Mentira Terapéutica     Hay verdades que matan y mentiras que salvan.   Luisito, conocido cariñosamente por el apodo de “Chito”, era una criatura asombrosa. Aprendió a saltar antes que a caminar. Poseía una belleza salvaje: labios gruesos; nariz redonda y chata; mirada inquietante; risa estridente que rebotaba en los muros…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •