Aroma de azafrán de Almudena Navarro, una novela costumbrista de estilo manchego.

 

Aroma de Azafrán es una novela costumbrista con toques de misterio que se desarrolla a finales del siglo XIX en un pueblo de La Mancha en donde se cultiva el azafrán. Su autora es Almudena Navarro, una escritora madrileña best seller en la autopublicación con sus dos primeras novelas, La papeleta en blanco y La Alejandría olvidada. La papeleta en blanco fue adquirida por Roca editorial y publicada bajo el título La alcoba escondida. La Alejandría olvidada ganó el premio Speed Dating de Amazon en 2015.

Aroma de Azafrán trata sobre Victoria, quien ha crecido acurrucada bajo una larga mesa de desbriznadoras de azafrán. A pesar de que su hermano y ella son huérfanos, han sido criados por sus tíos en un hogar cálido y desahogado de un pequeño pueblo manchego. La vida colectiva de Casas Rojas gira alrededor del cultivo de azafrán, aunque ya no resulte tan rentable como antaño. Tras la repentina muerte de su marido, al año de la boda, Victoria ve como todo por lo que ha luchado su familia se derrumba, sumiéndoles en la ruina. Poco a poco, gracias a su creatividad, la joven viuda consigue levantar su finca sin ayuda y prosperar en un mundo imposible para una mujer. Tendrá que aprender agricultura, mecánica, economía y contabilidad cuando apenas sabía leer. Sin embargo, su historia no ha hecho más que empezar. El cadáver de su querido hermano Manuel aparece en extrañas circunstancias. A falta de interés policial por la investigación, Victoria tendrá que volver a reinventarse, dejando de lado todos sus prejuicios, para poder reconstruir los últimos días de la persona a la que más ha querido en el mundo. Una lucha que la llevará a descubrir sus límites y la realidad del mundo que la rodea.

Almudena Navarro elige con mucho cariño las localizaciones manchegas para desarrollar sus argumentos, creando, por tanto, novelas diferentes, pues, ¿acaso predominan las novelas policiacas desarrolladas en pequeños pueblos manchegos? Además, la parte más sobresaliente de sus obras se basa, precisamente, en la parte costumbrista ya que Almudena, en el caso de Aroma de azafrán, se integró con la comunidad de desbriznadores para aprender el oficio y poder plasmarlo en su novela. De esta forma, los personajes y ambientes están muy conseguidos.

El papel de la mujer también es importante en la obra de Almudena Navarro. En Aroma de azafrán, Victoria tendrá que reinventarse en varias ocasiones, dentro del ambiente de un pueblo pequeño y en situaciones adversas. Y, de hecho, su principal aliada para reflotar el negocio del azafrán, también será una mujer, en este caso, su prima Solete.

La subtrama policiaca genera un atractivo extra en la novela y, si bien no eclipsa en absoluto al género costumbrista, el estilo principal de Aroma de Azafrán, sí plantea una investigación paralela interesante y acertada que Almudena Navarro maneja muy bien.

Almudena Navarro, además de las obras ya publicadas y su éxito con Aroma de Azafrán, se presenta en estos momentos al Premio literario Amazon Storyteller 2020 con una obra escrita a cuatro manos, Cero dominante, en donde cambia radicalmente de registro y se sumerge en la novela juvenil.

La Reina lectora

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *