Carne de hoguera. Por Antonia Álvarez

la nieve

 

Carne de hoguera.

 

Está el leñero alto.

                              Desde el monte

resbalan los crepúsculos, y un tronco,

reseco y en raíces,

enseña sus heridas a la noche,

su carne en corazón desarbolado.

Ha soñado la niebla sus vestiglos,

ha parido la pena una flor trunca,

llorosos van los campos por lo oscuro.

No tiene el ruiseñor dónde posarse

ni el viento siente el roce de las urces.

Qué va a decir la prímula de mayo,

la flor hermana de la sombra fría,

el lirio acristalado de noviembre.

Delante de la casa está el invierno,

el abedul desnudo, la hojarasca.

En la cocina arde

la seca senectud de la madera.

Fuego, leña de amor.

                             Y afuera, nieve.

 

Antonia Álvarez Álvarez

 

De DONDE LA NIEVE.

XXX Premio “Leonor” de poesía.

donde la nieve

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *