Lugar. Por Maite Diloy

LugarTú, líbrate de mí
y escucha los latidos
de la destitución,
como rumor de sangre
que a nadie pertenece.

 

Cuando uno lee un en un título “Lugar” imagina un Lugar, una playa, una montaña, una casa o quizá una habitación. Cada uno tiene un Lugar al que vuelve, al que ansía llegar. Un Lugar dónde esconderse, dónde encontrarse, dónde vivir. Abrir el libro y leer, encontrarse con lugares diversos con redes izadas pescando versos, con ecos que preguntan de vez en cuando; “¿Qué esconde el ángel del silencio/ en el temblor de la belleza?”, marismas con cristales, dunas ensombradas, nubes cargadas de lluvia de imágenes y palabras. Presiente el pánico, las playas desiertas, los pálpitos amargos, las voces quebradas de tristeza. Ve la luz del amor que regresa. Siente el deseo, los dolores de la espera, el aire y los susurros y sobre todo las preguntas que Mariano Castro nos lanza, palpitantes e inherentes: “¿Quién regula el paso de las horas? ¿Dónde gravita el aire que inspira la palabra? ¿Qué guarda esta visión, rota en el eter?” Preguntas sin respuesta que lanza al ojo del lector, al viento de la voz que se eleva al leerlas, al vacío de la habitación que se llena de versos.

Mariano Castro nos lleva con sus versos a su terreno, no s llena de ecos y de amor a la palabra. Palabras que nacen en poemas redondos y concisos, que no gustan de ornamento sino de imágenes poderosas que nos llenan la retina. Al leerlo uno huele el mar y la tierra, trepa a los árboles y dibuja en su mente un escenario de naturaleza y preguntas.

He ido de su mano a la playa, he trepado con él a una higuera y deseado tender redes e izar palabras aunque las mías no sean tan hermosas como las suyas ni hablen en verso.

Dejaré que las suyas hilen las redes de mi memoria, las guardaré dentro. A ustedes les invito a buscarle y leerle, a pescar en sus aguas y sacar poemas que nos digan aquello que deseamos cuando las palabras nos faltan.

Maite Diloy (Brisne)
Colaboradora de Canal Literatura en la sección “Brisne Entre Libros
Blog de la autora

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *