Pequeña historia de amor. Por Betty Badaui

 PEQUEÑA HISTORIA DE AMOR

  

La conocí en uno de nuestros viajes al Paraguay, tenía castañuelas en la voz y en la mirada y ofrecía con especial  encanto «chipa calentito, mi reina».

En aquel viaje la vi varias veces, le compraba chipa y ella me contaba con fresca alegría que su novio era el mejor, que era un paraguayo loco, loco.Pequeña historia de amor. Por Betty Badaui

Después de tres o cuatro años, en otro viaje, la volví a ver, nos reconocimos enseguida y entre chipas y sonrisas le pregunté por el «paraguayo loco»; su mirada se apagó como la de una cortesana abandonada.

Prometí volver al día siguiente y cumplí. Nuevamente tenía castañuelas en su mirada, me señaló a un pequeño que jugaba en el suelo y me dijo: «es mi amor, mi vida, también va a ser un paraguayo loco».

Nos reímos y cuando me iba me gritó: «eh… mi reina… ¡soy feliz!».

Y le creí.

 

Betty Badaui 2015

 

 

 

Betty Badaui     

Argentina      


 

   

 

  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

3 comentarios:

  1. Gracias por arrojar mi relato.
    Feliz Año 2017 a Canal-Literatura, sus integrantes y seguidores.
    Desde Rosario, mi ciudad, va el abrazo.
    Betty

  2. Gracias, Elena, por la lectura y posterior comentario.
    Te cuento que al dejar mi agradecimiento me equivoqué y puse «arrojar» en vez de «alojar», ahora me di cuenta.
    Desde Argentina va mi cordial abrazo
    Betty

Responder a Elena Marqués Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *