Rebeldía. Por Estel

 

rebeldía

Rebeldía

 

 

I.

 

Triste debió ser el reinado de Hades,

Que arrancó a Perséfone de su hogar en la Tierra:

Corona marchita de silencio y de pena,

Con sólo mudas sombras de séquito invisible.

 

¿Tan estulto es el hombre que el trono solitario,

Del dios de los infiernos obstinado persigue,

Como un cazador cruel azuzando a las presas,

Fulminando a capricho la vida de su estirpe?

 

Polifemos brutales, asesinos y ciegos,

Devorando insaciables esperanzas y sueños.

¿Tanto anhelan sentir el cetro entre sus dedos

Que en pago inmolarán cada uno de sus siervos?

 

Un rey sin reino es ilusión perdida,

Un árbol sin raíces, una voz sin dueño;

Voraz emperador en el desierto,

Mascando sin cesar sus finas sedas.

 

Titán cautivo, encarcelado en su poder,

De laxitud y certezas hastiado;

Náufrago en la marea insensible

De sus propios y sangrientos trabajos.

 

Y cuán aciago el triunfo de Nerón,

Regado por las últimas lágrimas

Del hombre que encarnó su conciencia,

Y por la sangre materna que abatió para siempre

Su alma, redención y entereza.

 

Mas la impotencia del esclavo es peor:

Parte por parte mutilado,

No puede tan siquiera debatirse;

No podrá ver a los ojos al autor

De su tormento vil y prolongado.

 

No deben soñar con eximirse:

El clamor de sus gritos acallado,

Los vuelve apenas los espectros fríos

De las virtudes de sus soberanos.

 

Serán recinto fúnebre e inmóvil

De la lucha de sus antepasados

Porque su sangre hirviente deshielará

Las frígidas venas del tirano.

 

Todo se perderá…

A menos que se inmolen muchos más:

A menos que caminen descalzos hacia la pira ardiente:

A menos que canten al tiempo

Que la guadaña infame los degüelle.

 

A menos que Ulises y Séneca,

Guerreros y filósofos y todos los héroes victoriosos vuelvan,

Sin temerle a la muerte.

Y aun siendo sombras tristes se presenten

A los ojos de las nuevas ofrendas.

 

El estruendo de la vida fugaz y violada

Sacudirá los muros de ultratumba

Y podrá derrumbar los salones monstruosos

De esos Saturnos en su fiebre impía.

 

Pero no hay que negarlo:

No habrá festejos en postrera victoria…

¿Acaso sonrió Eneas cuando, al fundar Roma,

Rememoró la caída atroz de su adorada Troya?

 

 

II.

 

Sucinto el fragor de un pueblo encadenado,

Es cierto:

Como aquel líder tracio que, sin quererlo ser,

Condujo a sus hermanos más allá del Vesubio,

Persiguiendo los nombres de un país evasivo,

Para después tornarse el abyecto emisario

de un desastre tardivo.

 

Nuestros cuellos, henchidos de esperanza,

son el maíz que desgranan los colmillos despóticos,

De nuestros propios guerreros.

 

Es cierto: los duelos serán breves, las derrotas profusas.

Nada revertirá los crímenes pasados.

Habitamos el Tártaro de una nación hendida

Por los golpes furiosos de un corrompido Hefestos.

 

Rayos, rayos para nutrir la destrucción malévola

A manos de esas hordas putrefactas.

Rayos que calcinen la fuerza

De los Sísifos e Ixiones subyugados.

 

No habrá más prometeos que los ajusticiados.

No habrá siquiera mercenarios a quienes comprar

Nuestros postremos alientos ya quebrados.

La mano sin espada ha de temblar,

¡Pero habrá rebeliones y habrá ejércitos!

 

Y como los insectos cuya hercúlea potencia

Eleva los guijarros más pesados,

en reptante pulular aguijoneado

Por un urgente afán de resistencia,

 

A la vuelta del invierno confiamos

En la continuación de la memoria:

De que un día existió una revuelta,

De que una vez se logró una victoria.

 

 

III.

 

Deseo que el torbellino del miedo muera al fin

En mi país asolado.

Deseo que los ojos se encuentren y no exista

La imposibilidad del abrazo.

No más resquicios hondos a rebosar de carroñas

Con nombre y pasado.

 

Ahora puedo leer el destello terrible

De la pupila húmeda del paria

Que enfrentado a la fila de cascos y bastones,

Pide asilo a gritos sin que en nada le valga.

 

Deseo que el hoy de mis cercanos compatriotas

Deje ya de abortar el embrión de sus mañanas.

Que el sol no se cuaje en mil lunas sombrías

De preguntas cortantes y de lágrimas.

¡Paz a los hombres de buena voluntad!

Caminos oportunos y vías amplias.

Paz a todas ellas, que nunca más deban buscar

La soledad, ni tampoco temerla.

 

Que la tierra de mis padres no se extinga

En fosa gris, fétida y vetusta,

Donde sólo quede el desengaño y la náusea

Del desperdicio humano y su amargura.

 

 

Estel

 

Rebeldía. Por Estel, 10.0 out of 10 based on 1 rating
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un comentario:

  1. Hermoso poema cargado de esperanza en en el final. Reflexiones intensas cocinadas con palabras precisas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *