Frutos. Por Brujapiruja

Frutos de un mismo árbol, amarrado por raíces profundas e imbricadas a una tierra ancestral sabia y generosa; árbol que, acariciado por la brisa o zarandeado por la tempestad, termina luciendo al sol, orgulloso, verde copa y blondas de tronco añejo y fuerte que lo mantiene erguido. Desde el caudal…

leer más

EL MASAJE. Por Ángeles Morales

Estaba tumbado boca arriba con el rostro hundido entre los brazos, de vez en cuando soplaba para apartarse un mechón de pelo rebelde que caía sobre su nariz haciéndole cosquillas. Estaba callado, bueno, en realidad acababa de quedarse mudo cuando Dorita comenzó a masajear su carne igual que si estuviera…

leer más

Pasado,amor, presente. Por Ketsya

Alguien dijo una vez que amamos a las personas del pasado, en el presente, solo como una imagen que nos queda, como un recuerdo que no logramos borrar de nuestra mente. Puede que tuviera razón, aunque, a mi parecer, no creo que esté totalmente en lo cierto. Y si así…

leer más

Protagonista de un lienzo. Por Ketsya.

Quisiera ser parte de un lienzo donde todo lo que halle detrás mía sea un mar de pinceladas de colores dulces, pastel y armónicos. Un lienzo dibujado en mi mente, un lienzo imaginario que pudiera hacer realidad todos los deseos un artista, de aquel artista que lo pintase. Macetas de…

leer más

EL OTRO. por Ángeles Morales

Mientras tú suspiras yo me crezco, poco a poco, haciéndome humo blanco, escapando avergonzado a través del filo de tu mirada que acaba como siempre cortando de cuajo mis malas intenciones. Mientras tú duermes yo me sueño lejos, vestido de don nadie, arrastrando por el fango el baúl insulso de…

leer más

Las Madres que duelen. Por Ángeles Morales

Nada. Por más que lo intento permanezco fría, como una pescadilla recién arrancada de las aguas. Mientras, ella se agita, con los párpados a medio cerrar, ocultando unos ojos que ya no están, que miran el interior de su alma muerta. Nada. Quiero sentir lástima y no hago sino reírme…

leer más

Nunca más. Por Cristina Flantains

Jamás entendería aquel juego, lo supo desde el primer momento, pero no le importó y se concentro intensamente en las cartas marcadas. Porqué aceptó la partida, ni él mismo lo sabe, quizás porque a todos nosgusta oír como nos dicen `te quiero´. No tardó mucho en aprender a interpretar cada…

leer más

La señora de la biblioteca. Por Marita

En algún minuto perdió la cabeza, por eso ahora no le importa perder la cartera, la billetera, algunos pesos o hasta la chaqueta, los zapatos… Un niño de cuarto básico le pregunta si tiene “Ventanas” de Poldy Bird, ella responde que a su edad deberían leer cosas más inteligentes, pero…

leer más

El sueño de Roberto. Por Marita.

Las horas pasan y Roberto no puede quedarse dormido. Entre la rabia que esto le provoca y el obligarse a dormir, pierde más tiempo y el reloj no deja de avanzar. Su nerviosismo aumenta cuando se acuerda de la gran cantidad de tareas que dejó acumular para el día siguiente,…

leer más