MADRID-KABUL. Por Rafael Borrás Aviñó

«…Venga a nosotros tu Reino, pero que tarde en venir, hágase tu voluntad, la generosa, así en la tierra como, no te olvides, ¡en el cielo!». Con los ojos cerrados y el ceño contraído, un hombrecillo de mediana edad, gafas de muchas dioptrías y ojeras de no haber dormido, bisbiseaba…

leer más